Los padres “no están preparados” para garantizar la navegación segura en Internet de sus hijos. Es una conclusión que los fiscales Nicolás Pérez Serrano y José Díaz Cappa comunicaron en su comparecencia en el Parlament balear para exponer los derechos y riesgos de los menores ante las nuevas tecnologías.

A juicio de los fiscales es preciso impulsar la formación y prevención continua desde los colegios y las familias para prevenir a los menores de los delitos que se cometen a través de Internet, puesto que este colectivo es especialmente vulnerable a las nuevas tecnologías. Así, ambos coincidieron en afirmar que es “necesario” que los jóvenes sean conscientes de los peligros que puede hacer un uso “ilícito” de Internet.

A su juicio, cuatro son los delitos cibernéticos más frecuentes: la intrusión -contra la confidencialidad-, delitos de falsificación, de contenido -como es la pornografía infantil, aunque informó de que en este apartado también se incluyen las injurias, amenazas, y contenidos xenófobos y racistas-, y los delitos contra la propiedad intelectual.

Fuente: europapress.es

Anuncios

Los fabricantes de juegos online y proveedores de acceso a internet europeos tendrán que regirse por un código de conducta similar a una carta de derechos humanos de los internautas aprobado por el Consejo de Europa. La guía de derechos humanos que el Consejo de Europa pretende que proveedores y fabricantes de juegos on line se comprometan a respetar los derechos humanos de los usuarios, en materia de respeto de la vida privada, seguridad y libertad de expresión y en especial prtoteger a los menores en lo que se refiere a “ contenidos indeseables, violentos o racistas”.

El Consejo europeo pide a los creadores y fabricantes que los juegos incluyan un control parental que permita fijar límites horarios, con el objetivo de reducir riesgos, así, como alertas de los riesgos que corren los más pequeños, como el acceso a contenidos ilegales o perjudiciales (pornografía, violencia, racismo) pero también de otros que pueden afectar a los adultos, como estafas para acceder a claves bancarias (el phishing) o la seguridad de las redes.

La guía de los derechos humanos del internauta sale el mismo día en que el director de la Agencia Española de Protección de Datos, Artemi Rallo, destacaba ante la Comisión Constitucional del Congreso, la plena vigencia de los peligros reales para la privacidad derivados del ámbito tecnológico. Para la AEPD, son preocupantes la difusión de datos personales mediante programas como Emule, el fenómeno “You Tube” y las imágenes de personas difundidas sin su consentimiento, o la desprotección de los menores en Internet. Rallo ha reclamando un compromiso de todas las administraciones con competencia educativa para que la educación sobre protección de datos y sobre Internet se incorpore a los planes de estudios y al currículo académico.