Los ministros de Cultura y Audiovisuales de la UE pidieron hoy a los proveedores de contenidos online más esfuerzos para garantizar la seguridad de los menores en Internet, y propusieron por medio del Consejo de Cultura y Audiovisuales medidas concretas como:

  • clasificación de los contenidos por edades
  • inclusión de mecanismos de control parental
  • privacidad por defecto en los perfiles de menores en las redes sociales

El texto reconoce como peligros crecientes de la Red el abuso de menores y la pornografía infantil, máxime en el contexto actual de bajada de la edad media de inicio en el uso de Internet en la UE: actualmente siete años.

En concreto, los ministros piden a las compañías que controlan los servidores de Internet, a los proveedores de conexión (ISP) y a los creadores de webs que tomen “plena consciencia” de los riesgos de Internet para los menores y los tengan en cuenta a la hora de diseñar sus productos y servicios.

Actualmente, el 40 % de los niños europeos de entre 9 y 12 años y el 75 % de los adolescentes de entre 13 y 16 años tienen perfiles en alguna red social.

El texto también sugiere la creación de un código europeo de conducta para la venta de videojuegos a menores, con vistas a evitar que los niños puedan adquirir estos productos en caso de que su contenido sea inapropiado para su edad, avanzando más allá del código PEGI meramente informativo.

Asimismo, propone la puesta en marcha de campañas de sensibilización entre los padres para mejorar su conocimiento sobre los riesgos para los menores en el entorno digital, así como entre los profesores y otros profesionales que trabajen con niños.

Fuente: ABC
twitter facebook Google Google Buzz Netvibes LinkedIn Menéame Latafanera Aupatu Debulla Enchílame Digg it del.icio.us Stumble It! Barrapunto Technorati Fresqui Blinkslist furl ma.gnolia simpy newsvine reddit fark TailRank

Los padres “no están preparados” para garantizar la navegación segura en Internet de sus hijos. Es una conclusión que los fiscales Nicolás Pérez Serrano y José Díaz Cappa comunicaron en su comparecencia en el Parlament balear para exponer los derechos y riesgos de los menores ante las nuevas tecnologías.

A juicio de los fiscales es preciso impulsar la formación y prevención continua desde los colegios y las familias para prevenir a los menores de los delitos que se cometen a través de Internet, puesto que este colectivo es especialmente vulnerable a las nuevas tecnologías. Así, ambos coincidieron en afirmar que es “necesario” que los jóvenes sean conscientes de los peligros que puede hacer un uso “ilícito” de Internet.

A su juicio, cuatro son los delitos cibernéticos más frecuentes: la intrusión -contra la confidencialidad-, delitos de falsificación, de contenido -como es la pornografía infantil, aunque informó de que en este apartado también se incluyen las injurias, amenazas, y contenidos xenófobos y racistas-, y los delitos contra la propiedad intelectual.

Fuente: europapress.es

Creado por la Fiscalía General del Estado, el Servicio de Criminalidad Informática da sus primeros pasos con campañas informativas en los colegios.

Jacobo Fernández-Llebrez, fiscal que coordina en Málaga el Servicio de Criminalidad Informática, destaca lo importante que es acercar a los padres las herramientas que impidan que sus hijos queden en manos de algunos desaprensivos.

Muchos menores desconocen que chantajear a través del e-mail, leer sin permiso los mensajes ajenos, ridiculizar a otros utilizando mentiras a través de una ´web´ o utilizar la identidad de otra persona en el ´messenger´ son delitos graves.

A esto hay que unir el grooming, o acoso sexual a los pequeños a través de la Red, el uso y abuso de pornografía infantil y las ya conocidas estafas cibernéticas como ´phising´ -hacerte con el número privado de una tarjeta de crédito a través de los mensajes electrónicos- o el ´pharming´ -simular la página de un banco para que un usuario opere a través de ella.

Entre otros consejos a los padres, Jacobo Fernández-Llebrez indice en varios puntos de interés: ”Deben hablar con sus hijos, saber cómo se mueven y en qué páginas se meten sin prohibirles nada, porque si no después lo van a hacer en un cibercafé o en casa de un amigo”.

Las fuerzas de seguridad realizaron el pasado año 294 operaciones relacionadas con la criminalidad informática y detuvieron a 124 personas. Sólo 27 de estos casos estuvieron relacionados con la pornografía infantil, pero las amenazas (13), el robo de cuentas de correos (12) y las injurias y las calumnias (25) también alcanzaron un nivel importante.

Fuente: laopiniondemalaga.es

Según datos del Defensor del Menor de Andalucía relativos a 2007, el porcentaje de menores que acceden a la red aumenta. El 88,2% de los niños de entre 10 y 15 años son usuarios de ordenador, y el 65,9% dispone de un teléfono móvil. Además, no hay diferencias entre chicos y chicas a la hora de usar la red. En cuanto al tiempo que los escolares andaluces dedicaban a internet, el estudio señalaba que la media estaba en 2 horas y 6 minutos semanales, una actividad a la que los menores sevillanos de entre 6 y 18 años dedicaban más horas que a la lectura de libros o revistas (1 hora y 48 minutos).

El informe indica que entre los años 2001 y 2006 se detectó un incremento del número medio de horas que los escolares andaluces empleaban en internet (48 minutos y 2 horas y 36 minutos, respectivamente) y advertía de los riesgos asociados a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

El Defensor consideraba que los peligros procedían tanto del mal uso que podían hacer los menores de la tecnología, dando a conocer por ejemplo comportamientos violentos que son grabados y colgados en la red, lo que se conoce como el cyberbullying o ciberacoso, así como aquellas otras situaciones en las que los menores se convierten en víctimas. En este caso, el riesgo procedía de una incorrecta utilización de las tecnologías por parte de los adolescentes, al facilitar por ejemplo datos personales, intercambiar fotos, o quedar con gente que habían conocido en foros y chats.

El Defensor ya apuntaba entonces que esta forma de actuar podía comporta “un abuso por parte de otras personas hacia la población menor” y enumeraba algunas situaciones concretas. Hasta el departamento que dirige José Chamizo llegaron denuncias de internautas, profesores o incluso los propios niños relativas a pedofilia o pornografía infantil de menores en Internet. Otras denuncias hacían referencia a la existencia de contenidos de pornografía infantil albergados en las páginas web y también se detectaron casos en los que determinadas aplicaciones como el correo electrónico o la mensajería por internet habían sido utilizados para acosar a menores, tanto.

Fuente: diariodesevilla.es

La herramienta que puede garantizar la navegación segura en Internet es la educación y el control de los padres. Es la conclusión de un estudio de la Fuerza Técnica de Seguridad en Internet en EEUU publicado por el Centro Berkman de Internet y Sociedad de la Universidad de Harvard.

Los expertos que han elaborado el estudio sugieren a los padres y representantes mantener la vigilancia sobre el contenido que revisan los niños y las relaciones que establecen en la red, e insistir en principios y consejos formativos y educativos.

Según Adam Thierrer, de la Fundación Libertad y Progreso y uno de los miembros del grupo de expertos que publicó el informe, “llegamos a la conclusión que no hay una solución técnica definitiva para las preocupaciones sobre la seguridad de los niños en Internet”. La reducción de los riesgos para los niños depende básicamente del medio ambiente familiar, la educación y las políticas públicas, según las conclusiones del estudio.

Además de la vulnerabilidad de los adolescentes entre 15 y 17 años y de los niños que en la vida real son víctimas de abuso, el estudio resalta que uno de cada cinco menores de edad son solicitados sexualmente en línea, aunque 90% de estas propuestas indecentes son formuladas por chicos de su misma edad o por jóvenes sólo algo mayores y no por adultos, aseguran los investigadores.

En el documento se establece que todos los menores no están igualmente expuestos en Internet. Los de mayor riesgo son los que participan más frecuentemente en conductas agresivas y tienen problemas en otras partes de sus vidas.

Muchos de estos requerimientos en línea entran en la categoría de acoso sexual y más de dos tercios de los casos no desembocan en encuentros reales.

Según el estudio, el porcentaje de jóvenes que dicen haber sido objeto de acoso sexual en Internet disminuyó de 19% en el año 2000 a 13% en 2006, según cifras citadas por el informe, que destaca como plataformas para estas prácticas los foros de discusión y los sistemas de mensajería instantánea.

Sin embargo, Thierrer insiste en que “aún desplegando las mejores herramientas y tecnologías disponibles para mejorar la seguridad de los niños en línea, nada reemplaza a un padre, un tutor o un adulto responsable, para guiar a un niño y ayudarlo a usar Internet con seguridad“.

Los hallazgos del informe podrían ayudar a sitios como Facebook y MySpace, redes sociales con gran cantidad de miembros jóvenes. Ambas compañías firmaron acuerdos con los fiscales generales para aumentar sus esfuerzos para proteger a sus miembros menores de los abusadores sexuales. Estos convenios se producen después de algunas denuncias. Por ejemplo, MySpace fue demandada en 2006 por una niña de 14 años que dijo que fue asaltada sexualmente por un hombre de 19 años que conoció en el sitio. GCH.

Fuente: eluniversal.com

Internet es una gran caja virtual de sorpresas. No solo porque cada día descubrimos una nueva herramienta. Sino porque también está plagado de una serie de amenazas a las que no hay que tener miedo si aprendemos a detectarlas a tiempo.

Hay sujetos que utilizan el chat en las salas de adolescentes y jóvenes, haciéndose pasar por chicos de nuestra edad para entablar conversación, ganarse la confianza y luego pedirle a sus contactos que hagan cosas por la webcam que solo pertenecen a su intimidad.

Esto es conocido como “grooming” y los sujetos que lo realizan son pederastas que comercian con pornografía infantil, amenazando a los chicos y chicas que accedieron a su “pedido” a cambio de dinero.

La mejor alternativa para evitar tan desagradable experiencia es no entrar al chat o cuando notemos que nuestros contactos nos hacen pedidos del tipo “¿quieres hacer alguna travesura?” o “¿vamos a un lugar más privado?” los rechacemos inmediatamente y advirtamos a los demás chicos de la sala que esa persona puede ser peligrosa.

También debemos negarnos a ser grabadas(os) por nuestras parejas en la intimidad, pues nada nos asegura que sigamos con ellos y en un futuro puedan convertirse en “ex” despechados o sin escrúpulos que nos hagan víctimas de chantajes que no tengan cuándo acabar.


Fuente: teens.com.pe

Los expertos del Centro de protección on line de abusos infantiles de la polícia inglesa (CEOPC) alerta del cambio de métodos que los acosadores a menores adoptan conforme se van descubriendo sus tradicionales métodos de extorsión sexual a menores en Internet. Los ataques orquestrados a través de redes sociales o de juegos en línea son cada vez más frecuentes.

Los depredadores se inclinan por secuestrar las claves de las redes sociales del menor y chantajearle con bien borrarlas, difundir bajo su identidad calumnias en las redes sociales o enviarle virus que inutilicen su ordenador. Un informe de la policía británica revela que la red Bebo registra el 34% de las denuncias por acoso infantil.

Los expertos coinciden en señalar que los predadores irán “donde vayan los niños”. Y hoy en día, los menores utilizan cada vez más los espacios de juegos en línea. Los pedófilos ofrecen a los menores puntos en los juegos a cambio de favores sexuales obtenidos mayoritariamente a través de webcam.

Los consejos que aportan los expertos están referidos a ayudar a que los menores se comuniquen con sus padres o adultos en el caso de que sufran acoso por parte de depredadores.

Fuente: pcpro.co.uk