Siete de cada diez jóvenes de entre 13 y 17 años ocultan sus actividades en Internet según McAfee, la empresa de seguridad tecnológica. Según su estudio Comportamiento Adolescente en Internet el 12% de los jóvenes encuestados admitieron tener amigos online que jamás habían visto en persona.

Por otra parte solo el 12% de los padres creen que sus hijos adolescentes ven pornografía en línea. La realidad es que lo hace el 32%.

El peligro para “la primera generación que crece en línea” –según la denomina esta investigación, publicada en junio de 2012– va en aumento si se tiene en cuenta que pasó de ser algo exclusivo del computador de casa u escritorio a toda clase de dispositivos móviles e incluso electrodomésticos. Hay peligro en todo lo que tenga conexión a Internet.

Según otro estudio internacional, en este caso de la empresa Norton, “el 40% de los menores reconoció haber aceptado como ‘amigo’ en sus redes sociales a un desconocido”.

Fuente: ElTiempo.com.

uno de los instrumentos más útiles para saber si un menor navegó en sitios seguros en Internet es chequeo del de las páginas, también llamado historial. Pero, como constata la experta Parry Aftab, muchos padres ni siquiera saber mirar el historial de Internet.

Tanto con los navegadores Internet Explorer o Firefox, pulsando CTRL y H a la vez, aparece a la izquierda el listado de la navegación. Otro tanto puede hacerse pulsando en el navegador la pestaña “Tools”, luego “Internet Options”, “Privacy” y finalmente “Private Data.”

Si en el rastreo, usted encuentra que su hijo navegó en webs inapropiados, recapacite y piense antes de hablar con él. Es normal que los menores sean curiosos. Parry Aftab destaca que conviene “hacerles ver que las páginas que vieron no son una descripción no saludable del sexo y que aunque es comprensible que sean curiosos, no es bueno que vean de nuevo ese contenido”.

Fuente: siblog.mcafee.com