Según datos del Defensor del Menor de Andalucía relativos a 2007, el porcentaje de menores que acceden a la red aumenta. El 88,2% de los niños de entre 10 y 15 años son usuarios de ordenador, y el 65,9% dispone de un teléfono móvil. Además, no hay diferencias entre chicos y chicas a la hora de usar la red. En cuanto al tiempo que los escolares andaluces dedicaban a internet, el estudio señalaba que la media estaba en 2 horas y 6 minutos semanales, una actividad a la que los menores sevillanos de entre 6 y 18 años dedicaban más horas que a la lectura de libros o revistas (1 hora y 48 minutos).

El informe indica que entre los años 2001 y 2006 se detectó un incremento del número medio de horas que los escolares andaluces empleaban en internet (48 minutos y 2 horas y 36 minutos, respectivamente) y advertía de los riesgos asociados a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

El Defensor consideraba que los peligros procedían tanto del mal uso que podían hacer los menores de la tecnología, dando a conocer por ejemplo comportamientos violentos que son grabados y colgados en la red, lo que se conoce como el cyberbullying o ciberacoso, así como aquellas otras situaciones en las que los menores se convierten en víctimas. En este caso, el riesgo procedía de una incorrecta utilización de las tecnologías por parte de los adolescentes, al facilitar por ejemplo datos personales, intercambiar fotos, o quedar con gente que habían conocido en foros y chats.

El Defensor ya apuntaba entonces que esta forma de actuar podía comporta “un abuso por parte de otras personas hacia la población menor” y enumeraba algunas situaciones concretas. Hasta el departamento que dirige José Chamizo llegaron denuncias de internautas, profesores o incluso los propios niños relativas a pedofilia o pornografía infantil de menores en Internet. Otras denuncias hacían referencia a la existencia de contenidos de pornografía infantil albergados en las páginas web y también se detectaron casos en los que determinadas aplicaciones como el correo electrónico o la mensajería por internet habían sido utilizados para acosar a menores, tanto.

Fuente: diariodesevilla.es

Anuncios

Prodeni, Asociación Pro-Derechos del Niño y de la Niña, (Prodeni) apoya la resolución del Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, que pidió a la Junta de Andalucía un sistema de control en los cibercafés y nuevas tecnologías para el correcto uso de los menores.

El portavoz de Prodeni, José Luis Calvo, aseveró que, actualmente, «hay un vacío legal en este ámbito que debe ser subsanado por la Administración autonómica». Calvo indicó que «si el menor emplea indebidamente el ordenador en el hogar, es responsabilidad de los padres vigilar y estar atentos al uso de las nuevas tecnologías», pero «una vez que están fuera del control de los progenitores, es necesario que se establezcan mecanismos de control que actualmente están en el aire».

El portavoz de Prodeni subrayó que «debe existir una regulación que garantice y proteja el uso de internet y nuevas tecnologías» por parte de los menores en lugares públicos, como los cibercafés. «Hasta el momento, se están escapando de ese control. Igual que se regula la venta de alcohol o de tabaco, tiene que haber algún tipo de control o vigilancia en los casos de los menores que entran en los cibercafés», añadió Calvo, quien señaló que «son las administraciones las que tienen que cubrir este vacío legal».

El portavoz especificó que las herramientas que se desarrollen deben tener como objetivo «proteger tanto a los menores que emplean internet de forma indebida como a aquellos que puedan ser víctimas de otras personas».

La resolución de Chamizo

El Defensor del Pueblo Andaluz ha pedido a la Junta la creación de un sistema de control del uso que los menores de edad hacen de internet para evitar el acceso de éstos a contenidos «inapropiados», así como «que se clarifiquen las competencias de las administraciones en la materia, especialmente en lo relativo a las tareas de inspección, control y potestad sancionadora».

En una resolución de la Oficina del Defensor, Chamizo ve «conveniente» introducir en el Decreto 25/2007, de 6 de febrero —por el que se establecen medidas de fomento, prevención de riesgos y seguridad en el uso de internet por los menores— un sistema de control mediante la emisión de certificados de conformidad a los requisitos reglamentarios, que podrían ser emitidos por personas o entidades habilitadas por la Administración para tal efecto.

Fuente: abcdesevilla.es