Son muchos los riesgos de Internet. Varían desde webs con contenidos poco recomendables, pasando por los flecos de seguridad de las Redes Sociales, estafas digitales, grooming o el ciberacoso.

Existen algunas herramientas que ayudan a que los hijos no accedan a contenidos peligrosos o se comuniquen con quien no deben. Hemos probado Windows Live Protección Infantil, las herramientas de control parental de Mac OSX Leopard, Net Nanny y alguna más.

Windows Live Protección Infantil
Este programa gratuito de Microsoft permite controlar la actividad en la red de los menores de dos formas: limitando el acceso de estos tanto a Messenger como a internet y haciendo saber las webs por las que navegan, algo que incluso es posible hacer a distancia, conectándonos a la red Windows Live —de hecho hay que estar registrado en ella para acceder al programa—.

Para controlar los contenidos el programa puede ser configurado con un filtro que restringe la navegación a un puñado páginas infantiles —muy pocas de hecho, pues no es posible ni siquiera acceder a disney.com—.

Si consideramos que el niño puede navegar con mayor libertad, podemos usar otro filtro algo más flexible, que sólo restringe la entrada a contenidos para adultos, aunque éste nos ha parecido bastante arbitrario. Por ejemplo, no nos permitía acceder a soitu.es pero sí era posible navegar sin problemas por las páginas de otros medios españoles. En cualquier caso, el programa permite incluir excepciones.

El niño puede solicitar permiso para visitar una página a través de la red Windows Live, de forma que no tenemos por qué estar en la habitación desde la que navega para responder a su petición. Por otra parte, la tercera de las opciones sobre privacidad nos permite configurar a la carta las webs que no deben ser visitadas.

En el apartado de las comunicaciones el programa permite administrar Messenger, pudiendo los padres supervisar los contactos con los que charla y conocer las conversaciones. También es posible gestionar los usuarios con los que el niño intercambia correo a través de Hotmail o mantiene contacto a través de la red de blogs Windows Live Spaces.

Net Nanny

Esta aplicación es también la única que está disponible tanto para Windows como para OSX y es la que nos ha parecido la mejor de las tres opciones por varios motivos. Es bastante sencilla de utilizar y a todas las opciones que incluyen los dos programas reseñados añade algunas más bastante útiles.

Si nos preocupa el uso que los niños puedan hacer de los sistemas de mensajería, este programa permite controlar no sólo Messenger o iChat. Con él podemos gestionar la inmensa mayoría de programas de este tipo. También es el más sofisticado aplicando filtros de contenido, por lo que es mucho más útil para adaptarse a las decisiones educativas de los padres.

Por ejemplo, podemos permitir que el niño vea contenidos en los que se haga referencia a alcohol o al tabaco, pero impedirle que acceda a tiendas o visualice imágenes violentas. También es el único que permite configurar el uso de videojuegos. Podemos decidir los títulos a los que se puede acceder en función de su clasificación ESRB. Aunque es posible afinar un poco más e impedir cosas como que el menor use juegos en los que se realicen apuestas, pero permitir aquellos con escenas de violencia moderada.

También es posible prohibir si lo deseamos el acceso a aplicaciones p2p, a foros, y a salas de chat. Permite recibir informes de todo lo que el menor hace en Facebook, la única red social cuya monitorización permite el programa. Por otra parte, Net Nanny puede ser controlado a distancia y podemos recibir notificaciones por correo electrónico de todo lo que el niño hace.

Se vende por 39,95 dólares en una versión que sólo puede ser instalada en un ordenador o bien es posible adquirir un paquete que por 60 dólares permite instalarlo en tres máquinas.
Otras opciones

CyberPatrol.

Habíamos escuchado hablar bien de este programa únicamente diseñado para gestionar la navegación a través de la red, pero lo cierto es que el hecho de estar en inglés le pone las cosas difíciles de cara a ser utilizado en nuestro país.

Uno de sus puntos fuertes es que permite adaptar la navegación en cinco grados en función de la madurez del menor -cada uno de los cuales puede ser configurado-. A la hora de probarlo configurándolo para un perfil de adolescente nos permitió acceder a soitu.es, pero no a nuestra sección de Sexo.

Tampoco nos dejaba hacer búsquedas en Google introduciendo los términos ‘gay’ o ‘lesbiana’. Algo que por cierto hemos comprobado que es una tónica generalizada en estos programas, y sólo los chicos de Apple en su Mac OSX han tenido en cuenta que un filtro para adultos no tiene porque estar reñido con webs en las que se hable de tendencias sexuales. Se nota que son de California.

Se vende a un precio 39,95 dólares con una licencia que permite instalarlo en tres ordenadores.

Fuente: soitu.es

El carácter anónimo que puede adoptar cualquier ususario de Internet, le permite no exponerse a ataques de segundos pero sí realizar ataques protegiéndose en su anonimato.

Quienes se dedican a acechar en la red hallan pasto fácil en salas de chat y foros, desde donde disparan sus dardos en forma de virus y correos no solicitados a la víctima, la difamación y el seguimiento de sus actividades en la red a través de su ordenador, así como las infinitas llamadas telefónicas y en casos extremos, hasta la agresión física.

Años atrás una encuesta realizada en el Reino Unido determinó que uno de cada 10 niños ha recibido un mensaje de texto o correo electrónico con algún insulto o amenaza. “Uno tiene que saber que se pueden tomar las fotos que se tienen en Internet y cambiarlas, ponerles un contenido erótico o en situaciones que no son reales”, dice la doctora Flavia Sinigagliesi, pediatra del equipo Bullying Cero en Argentina.

Por ello los especialistas recomiendan que los jóvenes expuestos a hostigamiento, deben retirar sus fotos de la Red, y de paso guardar los mensajes insultantes para después presentarlos a las autoridades policiales.

PEDOFILIA EN LA RED
Sin dudas este no es un problema reciente, pero se ha agravado desde que infinidad de niños tienen acceso a Internet sin la supervisión filial. El Centro para la Protección del Menor en Línea, agencia mundial establecida en el Reino Unido, estima que uno de cada tres niños ha recibido un comentario de naturaleza sexual por medios electrónicos.

Cada 6 de febrero, por ejemplo, se celebra en algunos países el Día Por la Seguridad en Internet. Durante la pasada efeméride se desarrollaron múltiples eventos en 31 naciones, y al final se produjo el llamado “blogatlón”, que registró las actividades del día en distintas partes del mundo.

La iniciativa está dirigida a mostrar los materiales producidos por cientos de escuelas en todo el mundo que tratan sobre los riesgos y las ventajas de utilizar Internet. En los últimos meses, estos planteles han colaborando para generar información en cuanto al uso de imágenes, privacidad y reglas de etiqueta en la Red.

Su contenido contempla un esquema de entrenamiento para las personas que trabajan con niños, que explora los riesgos asociados con el uso de la Red de redes.

Sobre el particular, la investigadora Denise Carter, de la Unidad de Investigación del Ciberespacio -centro coordinador del Día de Seguridad para Internet del Reino Unido expresó: “Hay una brecha entre para qué usan la tecnología los jóvenes y lo que las personas más grandes hacen con ella.

“La idea es encontrar formas de ayudar a los niños a manejarse con las malas experiencias, y por supuesto para tratar de cambiar sus hábitos y hacerlos parar por un momento y pensar”, aseguró Carter. “Los niños necesitan gente que comprenda cuáles son los riesgos y tener alguien con quien conversar sobre esto”.

Mediante el curso, los maestros aprenden a descubrir los primeros signos cuando hay un problema, como por ejemplo si son blancos de un potencial abusador o cuando están siendo intimidados por sus compañeros. También obra a favor del entrenamiento y la enseñanza de técnicas para ayudar a los jóvenes a usar Internet de modo responsable.

La experiencia apareció en un momento muy oportuno, si tomamos en cuenta la investigación publicada en la revista estadounidense Pediatrics. La misma da cuenta de que el 42% de los jóvenes de entre 10 y 17 años que participaron en el estudio vieron material sexualmente explícito en Internet.

“Si bien hay evidencia de que la mayoría de los jóvenes no se han sentido particularmente afectados por descubrir pornografía sin querer en Internet, esto podría tener un impacto mayor en algunos jóvenes que buscan pornografía”, advierte el estudio.

Fuente: viejoblues.com