Creado por la Fiscalía General del Estado, el Servicio de Criminalidad Informática da sus primeros pasos con campañas informativas en los colegios.

Jacobo Fernández-Llebrez, fiscal que coordina en Málaga el Servicio de Criminalidad Informática, destaca lo importante que es acercar a los padres las herramientas que impidan que sus hijos queden en manos de algunos desaprensivos.

Muchos menores desconocen que chantajear a través del e-mail, leer sin permiso los mensajes ajenos, ridiculizar a otros utilizando mentiras a través de una ´web´ o utilizar la identidad de otra persona en el ´messenger´ son delitos graves.

A esto hay que unir el grooming, o acoso sexual a los pequeños a través de la Red, el uso y abuso de pornografía infantil y las ya conocidas estafas cibernéticas como ´phising´ -hacerte con el número privado de una tarjeta de crédito a través de los mensajes electrónicos- o el ´pharming´ -simular la página de un banco para que un usuario opere a través de ella.

Entre otros consejos a los padres, Jacobo Fernández-Llebrez indice en varios puntos de interés: ”Deben hablar con sus hijos, saber cómo se mueven y en qué páginas se meten sin prohibirles nada, porque si no después lo van a hacer en un cibercafé o en casa de un amigo”.

Las fuerzas de seguridad realizaron el pasado año 294 operaciones relacionadas con la criminalidad informática y detuvieron a 124 personas. Sólo 27 de estos casos estuvieron relacionados con la pornografía infantil, pero las amenazas (13), el robo de cuentas de correos (12) y las injurias y las calumnias (25) también alcanzaron un nivel importante.

Fuente: laopiniondemalaga.es

El compromiso de las escuelas, en colaboración con instituciones, es fundamental para educar a los menores en conductas que permitan una navegación más segura en Internet. La escuela de enseñanza media Bair, en Sunrise, Florida, es la primera del condado en poner en práctica una iniciativa para la cyber-seguridad de los niños en Internet.

El proyecto, llamado programa de educación del cibercrimen está patrocinado por la Unidad del Cibercrimen dependiente del procurador del estado, y organizaciones prtotectoras de menores contra depredadores y delincuentes.

Los menores “piensan que saben las respuestas para todo; están absolutamente seguros. El programa es bueno porque enseña los peligros sin asustarlos” según Ellen Etling, directora de la escuela Bair.

En el programa, a los alumnos se les muestra un video en el que se exponen historias verdaderas de los niños que tuvieron experiencias terribles después de ser persuadidos por los depredadores. El vídeo también demuestra lo fácil que es para un depredador falsear su edad e identidad.

El éxito de la escuela Bair, se extenderá a otras escuelas, pues representantes de otros distritos piensan seguir el programa.

Fuente: sun-sentinel.com