Ilustración Sextorsion.esUn joven de 19 años de Monroe (Estado de Connecticut, EEUU) ha sido detenido acusado de haber accedido ilegalmente a las cuentas de Facebook y de Gmail de una mujer de 20 años para después exigirle fotos de ella desnuda a cambio de devolverle el acceso a dichas cuentas. La mujer acudió a la policía al día siguiente de haber recibido dichas exigencias por email. La policía identificó al joven como sospechoso, a quien ahora se acusa de un delito de extorsión y dos de delitos informáticos.

No se ha difundido si el detenido conocía en la vida real a su víctima, pero los expertos advierten de que cualquiera puede sufrir este tipo de extorsiones ya que la mayoría de la gente tiene contraseñas muy fáciles de adivinar.

Consejos

El experto Ben Therien recomienda protegerse teniendo contraseñas diferentes para cada servicio online, evitando tener la misma p.ej. para Facebook y para el correo electronico. También aconseja usar las funciones de seguridad de los diversos servicios y configurarlas adecuadamente para detectar accesos no autorizados.

Al respecto de las comunes preguntas de seguridad que tienen algunos servicios, Therien recomienda por ejemplo poner respuestas incorrectas a propósito o escribir la respuesta correcta pero al revés, como defensa contra crackers.

Fuente: NBC

Anuncios

Creado por la Fiscalía General del Estado, el Servicio de Criminalidad Informática da sus primeros pasos con campañas informativas en los colegios.

Jacobo Fernández-Llebrez, fiscal que coordina en Málaga el Servicio de Criminalidad Informática, destaca lo importante que es acercar a los padres las herramientas que impidan que sus hijos queden en manos de algunos desaprensivos.

Muchos menores desconocen que chantajear a través del e-mail, leer sin permiso los mensajes ajenos, ridiculizar a otros utilizando mentiras a través de una ´web´ o utilizar la identidad de otra persona en el ´messenger´ son delitos graves.

A esto hay que unir el grooming, o acoso sexual a los pequeños a través de la Red, el uso y abuso de pornografía infantil y las ya conocidas estafas cibernéticas como ´phising´ -hacerte con el número privado de una tarjeta de crédito a través de los mensajes electrónicos- o el ´pharming´ -simular la página de un banco para que un usuario opere a través de ella.

Entre otros consejos a los padres, Jacobo Fernández-Llebrez indice en varios puntos de interés: ”Deben hablar con sus hijos, saber cómo se mueven y en qué páginas se meten sin prohibirles nada, porque si no después lo van a hacer en un cibercafé o en casa de un amigo”.

Las fuerzas de seguridad realizaron el pasado año 294 operaciones relacionadas con la criminalidad informática y detuvieron a 124 personas. Sólo 27 de estos casos estuvieron relacionados con la pornografía infantil, pero las amenazas (13), el robo de cuentas de correos (12) y las injurias y las calumnias (25) también alcanzaron un nivel importante.

Fuente: laopiniondemalaga.es

Son muchos los riesgos de Internet. Varían desde webs con contenidos poco recomendables, pasando por los flecos de seguridad de las Redes Sociales, estafas digitales, grooming o el ciberacoso.

Existen algunas herramientas que ayudan a que los hijos no accedan a contenidos peligrosos o se comuniquen con quien no deben. Hemos probado Windows Live Protección Infantil, las herramientas de control parental de Mac OSX Leopard, Net Nanny y alguna más.

Windows Live Protección Infantil
Este programa gratuito de Microsoft permite controlar la actividad en la red de los menores de dos formas: limitando el acceso de estos tanto a Messenger como a internet y haciendo saber las webs por las que navegan, algo que incluso es posible hacer a distancia, conectándonos a la red Windows Live —de hecho hay que estar registrado en ella para acceder al programa—.

Para controlar los contenidos el programa puede ser configurado con un filtro que restringe la navegación a un puñado páginas infantiles —muy pocas de hecho, pues no es posible ni siquiera acceder a disney.com—.

Si consideramos que el niño puede navegar con mayor libertad, podemos usar otro filtro algo más flexible, que sólo restringe la entrada a contenidos para adultos, aunque éste nos ha parecido bastante arbitrario. Por ejemplo, no nos permitía acceder a soitu.es pero sí era posible navegar sin problemas por las páginas de otros medios españoles. En cualquier caso, el programa permite incluir excepciones.

El niño puede solicitar permiso para visitar una página a través de la red Windows Live, de forma que no tenemos por qué estar en la habitación desde la que navega para responder a su petición. Por otra parte, la tercera de las opciones sobre privacidad nos permite configurar a la carta las webs que no deben ser visitadas.

En el apartado de las comunicaciones el programa permite administrar Messenger, pudiendo los padres supervisar los contactos con los que charla y conocer las conversaciones. También es posible gestionar los usuarios con los que el niño intercambia correo a través de Hotmail o mantiene contacto a través de la red de blogs Windows Live Spaces.

Net Nanny

Esta aplicación es también la única que está disponible tanto para Windows como para OSX y es la que nos ha parecido la mejor de las tres opciones por varios motivos. Es bastante sencilla de utilizar y a todas las opciones que incluyen los dos programas reseñados añade algunas más bastante útiles.

Si nos preocupa el uso que los niños puedan hacer de los sistemas de mensajería, este programa permite controlar no sólo Messenger o iChat. Con él podemos gestionar la inmensa mayoría de programas de este tipo. También es el más sofisticado aplicando filtros de contenido, por lo que es mucho más útil para adaptarse a las decisiones educativas de los padres.

Por ejemplo, podemos permitir que el niño vea contenidos en los que se haga referencia a alcohol o al tabaco, pero impedirle que acceda a tiendas o visualice imágenes violentas. También es el único que permite configurar el uso de videojuegos. Podemos decidir los títulos a los que se puede acceder en función de su clasificación ESRB. Aunque es posible afinar un poco más e impedir cosas como que el menor use juegos en los que se realicen apuestas, pero permitir aquellos con escenas de violencia moderada.

También es posible prohibir si lo deseamos el acceso a aplicaciones p2p, a foros, y a salas de chat. Permite recibir informes de todo lo que el menor hace en Facebook, la única red social cuya monitorización permite el programa. Por otra parte, Net Nanny puede ser controlado a distancia y podemos recibir notificaciones por correo electrónico de todo lo que el niño hace.

Se vende por 39,95 dólares en una versión que sólo puede ser instalada en un ordenador o bien es posible adquirir un paquete que por 60 dólares permite instalarlo en tres máquinas.
Otras opciones

CyberPatrol.

Habíamos escuchado hablar bien de este programa únicamente diseñado para gestionar la navegación a través de la red, pero lo cierto es que el hecho de estar en inglés le pone las cosas difíciles de cara a ser utilizado en nuestro país.

Uno de sus puntos fuertes es que permite adaptar la navegación en cinco grados en función de la madurez del menor -cada uno de los cuales puede ser configurado-. A la hora de probarlo configurándolo para un perfil de adolescente nos permitió acceder a soitu.es, pero no a nuestra sección de Sexo.

Tampoco nos dejaba hacer búsquedas en Google introduciendo los términos ‘gay’ o ‘lesbiana’. Algo que por cierto hemos comprobado que es una tónica generalizada en estos programas, y sólo los chicos de Apple en su Mac OSX han tenido en cuenta que un filtro para adultos no tiene porque estar reñido con webs en las que se hable de tendencias sexuales. Se nota que son de California.

Se vende a un precio 39,95 dólares con una licencia que permite instalarlo en tres ordenadores.

Fuente: soitu.es

Los mayores peligros para navegar de forma segura en Internet son la ciberdelicuencia y los hackers, según un estudio realizado por Trend Micro, una de las principales empresas de seguridad de contenidos en Internet y a la ONG Common Sense Media. Para protegerse es imprencindible un buen control de contenidos y utilizar herramientas adecuadas.

Gabriel Agatiello, ingeniero y experto en seguridad de tecnologías de la información advierte que “aunque los padres no sean usuarios de las redes sociales (MySpace, Messenger, Facebook) y deben saber cómo funcionan y cuáles son sus riesgos para saber cómo reaccionar y qué decisiones tomar ante los usos que sus hijos hagan de las mismas”,

En su opinión, una gran mayoría de padres no controlan a sus hijos cuando acceden a contenidos online porque no saben cómo hacerlo, ya que tienen menos dominio o conocimientos que sus niños sobre la navegación por Internet.

Agatiello considera esta situación “muy preocupante” porque cada vez son más las páginas de confianza (como las citadas redes sociales, portales gubernamentales o web educativas) que pueden tener un código malicioso oculto -instalado por un tercero o ‘hackers’- para infiltrarse en los equipos de los usuarios y robar información confidencial como números bancarios o datos de la seguridad social.

Panda Security (compañía multinacional de seguridad informática), correspondiente al tercer trimestre de este año, sitúa a España junto con EEUU como los países del mundo con un porcentaje más alto de malware activo (códigos informáticos maliciosos).

Gatiello asegura que “un antivirus es indispensable”, pero también hay que tomar otras medidas como filtros para evitar el acceso a determinadas páginas, herramientas para evitar spam (correos basura) o phishing (e-mails aparentando provenir de fuentes fiables para obtener datos confidenciales del usuario) y, sobre todo, “educación y sentido común”.

El estudio de Trend Micro alerta de que la media diaria de spam va a oscilar entre los 30.000 y los 50.000 durante el segundo semestre de 2008, una cifra que aumentará aún más en la temporada navideña con 180.000 millones de mensajes al día.

El experto explica que los ‘hackers’ aprovechan en Navidad, cuando hay eventos deportivos importantes o elecciones para intensificar su actividad, ya que “los internautas envían más mensajes y tienen más probabilidades de ser estafados”.

Extraído de: Laopinion.es