Siete de cada diez jóvenes de entre 13 y 17 años ocultan sus actividades en Internet según McAfee, la empresa de seguridad tecnológica. Según su estudio Comportamiento Adolescente en Internet el 12% de los jóvenes encuestados admitieron tener amigos online que jamás habían visto en persona.

Por otra parte solo el 12% de los padres creen que sus hijos adolescentes ven pornografía en línea. La realidad es que lo hace el 32%.

El peligro para “la primera generación que crece en línea” –según la denomina esta investigación, publicada en junio de 2012– va en aumento si se tiene en cuenta que pasó de ser algo exclusivo del computador de casa u escritorio a toda clase de dispositivos móviles e incluso electrodomésticos. Hay peligro en todo lo que tenga conexión a Internet.

Según otro estudio internacional, en este caso de la empresa Norton, “el 40% de los menores reconoció haber aceptado como ‘amigo’ en sus redes sociales a un desconocido”.

Fuente: ElTiempo.com.

Los fabricantes de juegos online y proveedores de acceso a internet europeos tendrán que regirse por un código de conducta similar a una carta de derechos humanos de los internautas aprobado por el Consejo de Europa. La guía de derechos humanos que el Consejo de Europa pretende que proveedores y fabricantes de juegos on line se comprometan a respetar los derechos humanos de los usuarios, en materia de respeto de la vida privada, seguridad y libertad de expresión y en especial prtoteger a los menores en lo que se refiere a “ contenidos indeseables, violentos o racistas”.

El Consejo europeo pide a los creadores y fabricantes que los juegos incluyan un control parental que permita fijar límites horarios, con el objetivo de reducir riesgos, así, como alertas de los riesgos que corren los más pequeños, como el acceso a contenidos ilegales o perjudiciales (pornografía, violencia, racismo) pero también de otros que pueden afectar a los adultos, como estafas para acceder a claves bancarias (el phishing) o la seguridad de las redes.

La guía de los derechos humanos del internauta sale el mismo día en que el director de la Agencia Española de Protección de Datos, Artemi Rallo, destacaba ante la Comisión Constitucional del Congreso, la plena vigencia de los peligros reales para la privacidad derivados del ámbito tecnológico. Para la AEPD, son preocupantes la difusión de datos personales mediante programas como Emule, el fenómeno “You Tube” y las imágenes de personas difundidas sin su consentimiento, o la desprotección de los menores en Internet. Rallo ha reclamando un compromiso de todas las administraciones con competencia educativa para que la educación sobre protección de datos y sobre Internet se incorpore a los planes de estudios y al currículo académico.