Los menores se enfrentan a extremos riesgos en Internet, “debido a la ausencia de controles que limiten su presencia en determinados servicios de Internet, especialmente si éstos facilitan el contacto directo”. Así lo ha expresado el director de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), Artemi Rallo, durante su comparecencia ante la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados

Rallo ha explicado que actualmentelos delitos relacionados con el acoso sexual a menores, “se ven favorecidos por el uso diario del correo electrónico, la mensajería instantánea o incluso teléfono”, y destaca el “muy denunciado” ‘grooming.

La agencia que dirige ha recibido en los últimos meses un total de 19 denuncias relacionadas con redes sociales, “en su mayor parte referidas a la difusión de imágenes o documentos con datos de terceros sin su consentimiento”. En este sentido, destacó que el número de reclamaciones recibidas en los primeros meses de 2009 ha experimentado un incremento del 60 por ciento.

Igualmente, reclamó la necesidad de que los poderes públicos lleven a cabo “una actuación decidida” dirigida a la protección de los menores, con el impulso del conocimiento y la formación de éstos sobre la protección de datos personales y la privacidad ante las nuevas tecnologías. Además, propuso la creación de un espacio de reflexión donde se evalúen las múltiples problemáticas generadas por la revolución tecnológica.

Por otra parte, insistió a los medios de comunicación sobre “su deber” de desarrollar buenas prácticas en materia de privacidad, a través de la autorregulación, relacionadas con la difusión de informaciones privadas de menores obtenidas de redes sociales. En este sentido, recordó el reciente caso de publicación de imágenes de la joven Marta del Castillo.

Denuncias a la videovigilancia

En su intervención, Rallo aludió también al “importante incremento de denuncias en el sector de la videovigilancia”. A este respecto, resaltó “la fuerte expansión y el potencial impacto” para la privacidad que tienen las videocámaras conectadas a la Red y adelantó que la agencia llevará a cabo, en poco tiempo, “una inspección general de oficio sobre este tipo de dispositivos”.

Finalmente, se refirió a la incidencia de los motores de búsqueda, que amplifican las posibilidades de acceder a las informaciones de diarios y boletines oficiales y reivindicó el ‘derecho al olvido’ en Internet. Asimismo, recordó que esta situación ya fue reflejada en el Informe de 2008 del Defensor del Pueblo, quien demandó “soluciones normativas”.

Fuente: europapress.es

Los fabricantes de juegos online y proveedores de acceso a internet europeos tendrán que regirse por un código de conducta similar a una carta de derechos humanos de los internautas aprobado por el Consejo de Europa. La guía de derechos humanos que el Consejo de Europa pretende que proveedores y fabricantes de juegos on line se comprometan a respetar los derechos humanos de los usuarios, en materia de respeto de la vida privada, seguridad y libertad de expresión y en especial prtoteger a los menores en lo que se refiere a “ contenidos indeseables, violentos o racistas”.

El Consejo europeo pide a los creadores y fabricantes que los juegos incluyan un control parental que permita fijar límites horarios, con el objetivo de reducir riesgos, así, como alertas de los riesgos que corren los más pequeños, como el acceso a contenidos ilegales o perjudiciales (pornografía, violencia, racismo) pero también de otros que pueden afectar a los adultos, como estafas para acceder a claves bancarias (el phishing) o la seguridad de las redes.

La guía de los derechos humanos del internauta sale el mismo día en que el director de la Agencia Española de Protección de Datos, Artemi Rallo, destacaba ante la Comisión Constitucional del Congreso, la plena vigencia de los peligros reales para la privacidad derivados del ámbito tecnológico. Para la AEPD, son preocupantes la difusión de datos personales mediante programas como Emule, el fenómeno “You Tube” y las imágenes de personas difundidas sin su consentimiento, o la desprotección de los menores en Internet. Rallo ha reclamando un compromiso de todas las administraciones con competencia educativa para que la educación sobre protección de datos y sobre Internet se incorpore a los planes de estudios y al currículo académico.