Estudio sobre la seguridad de la información y la e-confianza de los hogares españoles, informe anual 2011 (17ª oleada)

El Inteco ha publicado su Informe anual 2011 sobre La seguridad de la información y la e-confianza de los hogares españoles, en el que ha realizado 7.398 entrevistas a usuarios y 14.248 auditorías remotas online a ordenadores domésticos. Entre los resultados obtenidos resaltamos los siguientes:

  • Pese a que el 91,6% de los ordenadores domésticos en España tiene instalado un antivirus, 1 de cada 3 equipos aloja malware de riesgo alto.
  • La mitad de los usuarios cuyos equipos están infectados con malware lo desconocen. Son un 45% de los ordenadores los que alojan algún tipo de código malicioso, generalmente troyanos (36,9% del total de equipos explorados).
  • 4 de cada 10 usuarios no cambian sus hábitos después de sufrir algún incidente de seguridad. El 8,6% ha dejado de compartir en redes de intercambio de archivos, el 6,8% ha dejado de usar software no autorizado. El abandono del comercio electrónico y de la banca electrónica a causa de estos problemas se sitúa en un 5,4 y 4,7% respectivamente.
  • El 27,4% ha afirmado realizar de forma consciente alguna práctica de riesgo cuando usa Internet: la tercera parte ha descargado archivos sospechosos y un 16,1 por ciento ha abierto enlaces no seguros a páginas.
  • El 68% de los encuestados dice haber recibido correos no deseados, y un 20% haber sufrido problemas relacionados con virus informáticos, troyanos y otros tipos de malware.
  • En el 26,6%o de los hogares participantes en el estudio vive un menor de hasta 16 años que utiliza Internet.
  • La supervisión por parte de los padres de los contenidos a los que ha accedido el menor ha pasado en dos años de 58,4 al 72,2%.
  • La comunicación y la implicación de los padres en la navegación del menor se han estancado aunque en un amplio porcentaje de adopción (todas ellas por encima del 60%).
  • Problemas e incidentes que han sufrido los menores y de los que sus padres tienen conocimiento:
    • Acceso a contenidos inapropiados de carácter sexual: 13,1%.
    • Posible aislamiento social: 8,5%.
    • Que el menor facilite sus datos de contacto: 7,1%.
    • acceso a contenidos violentos: 6,9%.
  • Cada vez más usuarios restringen el acceso a su información en las redes sociales: actualmente solo un 8,3% de los usuarios de redes sociales mantienen su perfil accesible para cualquiera, la mitad que hace dos años. También ha aumentado el porcentaje de los que limitan el acceso a sus contactos (51,2%) o a únicamente algunos de ellos (17,3%).
  • Entre las preocupaciones de los españoles acerca de las redes sociales, destaca que el desconocimiento e ingenuidad de los menores puedan ser aprovechados en ellas para abusar de su confianza. INTECO también ha observado cómo estas comunidades online se están convirtiendo en objetivo para los delincuentes, aprovechando el intercambio de información personal que se realiza en ellas y utilizando técnicas de ingeniería social y ataques basados en código malicioso: los atacantes roban las credenciales personales de usuarios para poder enviar desde esas cuentas malware a sus contactos personales, quienes creen que procede de un usuario de su confianza. Así, un 5,6% de usuarios ha declarado haber sido víctima de suplantación de identidad en el segundo cuatrimestre de 2011.
  • Apenas un 8% de los internautas ha asegurado que confía poco o muy poco en Internet frente al 50% que confía mucho o bastante en ella. El 25% ha señalado que no confía lo suficiente en Internet como para utilizar servicios de compra o banca online.
  • El 83,4% ha reclamado que la Administración se implique más en la seguridad de Internet, exigiendo principalmente el desarrollo de herramientas gratuitas (30,1%), una vigilancia más cercana de lo que ocurre en Internet (16,6%) y la adaptación de la legislación para contemplar los nuevos delitos tecnológicos (15,3%).

Fuente: PortalTIC (Europa Press)

También te puede interesar

Las redes sociales como Facebook, MySpace o LindkedIn se han convertido también en un goloso objetivo para ciberdelincuentes. La difusión de spam o malware es algo habitual hoy día y, según las empresas de seguridad, continuará al alza, hasta el punto de que se ha acuñado un nuevo concepto: el de e-Crimen.

Los abusos potenciales que han ideado los criminales varían enormemente, y van desde el espionaje de datos personales y la distribución de spam o phising hasta el aprovechamiento de los agujeros de seguridad descubiertos en la plataforma social en cuestión.

“Los criminales online llevan mucho tiempo pensando en desembarcar en estas comunidades de usuarios. Durante los dos últimos meses, hemos detectado un inquietante incremento en la actividad criminal en las redes sociales, y apenas existe comunidad alguna que no se haya visto afectada. Las tácticas empleadas son ingeniosas y recurren a todo el repertorio del eCrimen. Junto a la inserción directa de malware o la distribución en masa de correos, los atacantes utilizan las redes sociales para redirigir a los usuarios a ciertos sitios web, con el objetivo de infectar sus ordenadores mediante descargas dirigdas o descargas de archivos, o incluso tentando a compradores potenciales a hacer compras en sitios con ofertas dudosas”, asegura Ralf Benzmüller, director de los laboratorios de seguridad de G DATA.

Esta compañía ha dado unos consejos básicos de seguridad para los usuarios de redes sociales, con el objeto de minimizar el riesgo existente:

• Un ordenador se puede ver infectado con malware con tan sólo visitar un sitio web (descarga dirigida, o drive-by-download), sin tan siquiera acceder al disco duro. Los antivirus tradicionales, que solo monitorizan los archivos del sistema, resultan por tanto ineficaces. La protección adicional necesaria se ofrece mediante un escaneo http, que comprueba el contenido de la web antes de que llegue al navegador web y cause daño alguno.

• Los usuarios de Xing, Linkedin y similares deben configurar sus perfiles de forma que sus datos personales sólo estén a disposición de las personas que ellos decidan directamente. De otra forma, los motores de búsqueda de personas como 123people o Yasni indexarían, almacenarían y pondrían a disposición de cualquiera tales datos personales.

• La protección antivirus, el sistema operativo y el navegador deben estar siempre actualizados a la última versión disponible. Esto elimina los agujeros de seguridad conocidos y asegura que las defensas antivirus estén siempre en vigor.

• Mantenga cierto escepticismo sobre las peticiones de amistad de personas desconocidas, ya que podrían ser traficantes de datos en búsqueda de información personal que recopilar para su posterior venta.

• No responda a aquellas notificaciones en las que se le pida que desvele contraseñas, números de cuenta, códigos PIN o cualquier otro dato personal, especialmente si se le amenaza con cerrarle su cuenta o perfil en caso contrario.

• Utilice contraseñas complejas. Evite términos de fácil lectura, como nombres o fechas. De otra forma, corre el riesgo de que le roben su contraseña. Por ello, conviene escoger una contraseña que combine letras, números y caracteres especiales, algo que en definitiva no se encuentre habitualmente en un diccionario o calendario.

• Utilice una contraseña distinta para cada comunidad en la que participe

Fuente: noticiasdeinternet.com