junio 2009


Los expertos opinan que la moda del sexting tan sólo está en sus comienzos. El daño potencial de unas imágenes sexuales grabadas con el móvil puede ser permanente e incluso afectar al futuro laboral de los menores implicados, puesto que hoy día es lo más común que una empresa busque por Internet información acerca de un candidato antes de contratarlo.

El caso de una joven de 16 años acontecido en Melbourne, Australia, el pasado año ilustra dramáticamente estos peligros: la chica se despertó en una cama desconocida tras una borrachera, desnuda y con un mensaje escrito con rotulador sobre su abdomen: “Próximamente en Youtube”. Desde entonces la chica vive aterrorizada sobre las fotos o vídeos que puedan aparecer en Internet.

Fuente: Herald Sun

Anuncios

Los menores se enfrentan a extremos riesgos en Internet, “debido a la ausencia de controles que limiten su presencia en determinados servicios de Internet, especialmente si éstos facilitan el contacto directo”. Así lo ha expresado el director de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), Artemi Rallo, durante su comparecencia ante la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados

Rallo ha explicado que actualmentelos delitos relacionados con el acoso sexual a menores, “se ven favorecidos por el uso diario del correo electrónico, la mensajería instantánea o incluso teléfono”, y destaca el “muy denunciado” ‘grooming.

La agencia que dirige ha recibido en los últimos meses un total de 19 denuncias relacionadas con redes sociales, “en su mayor parte referidas a la difusión de imágenes o documentos con datos de terceros sin su consentimiento”. En este sentido, destacó que el número de reclamaciones recibidas en los primeros meses de 2009 ha experimentado un incremento del 60 por ciento.

Igualmente, reclamó la necesidad de que los poderes públicos lleven a cabo “una actuación decidida” dirigida a la protección de los menores, con el impulso del conocimiento y la formación de éstos sobre la protección de datos personales y la privacidad ante las nuevas tecnologías. Además, propuso la creación de un espacio de reflexión donde se evalúen las múltiples problemáticas generadas por la revolución tecnológica.

Por otra parte, insistió a los medios de comunicación sobre “su deber” de desarrollar buenas prácticas en materia de privacidad, a través de la autorregulación, relacionadas con la difusión de informaciones privadas de menores obtenidas de redes sociales. En este sentido, recordó el reciente caso de publicación de imágenes de la joven Marta del Castillo.

Denuncias a la videovigilancia

En su intervención, Rallo aludió también al “importante incremento de denuncias en el sector de la videovigilancia”. A este respecto, resaltó “la fuerte expansión y el potencial impacto” para la privacidad que tienen las videocámaras conectadas a la Red y adelantó que la agencia llevará a cabo, en poco tiempo, “una inspección general de oficio sobre este tipo de dispositivos”.

Finalmente, se refirió a la incidencia de los motores de búsqueda, que amplifican las posibilidades de acceder a las informaciones de diarios y boletines oficiales y reivindicó el ‘derecho al olvido’ en Internet. Asimismo, recordó que esta situación ya fue reflejada en el Informe de 2008 del Defensor del Pueblo, quien demandó “soluciones normativas”.

Fuente: europapress.es