La guía ‘E-legales’, editada por el Defensor del Menor, pretende evitar que los menores cometan delitos en Internet. Para ello les informa sobre qué es delito y sus consecuencias.

e-legalesEl hecho de que un adolescente cuelgue una fotografía de un compañero en una página web constituye un delito contra la intimidad y posiblemente también injurias sobre ese menor afectado, una infracción con consecuencias legales que se agravaría si esa imagen contiene un contenido sexual, lo que se podría tipificar como producción, distribución y tenencia de pornografía infantil.

Se trata de uno de los casos concretos que se producen a diario en la Red a cargo de los menores que se incluyen en la ‘Guía E-Legales’, una iniciativa lanzada por el Defensor del Menor, Arturo Canalda, Arturo Canalda, y Pantallas Amigas para informar a este colectivo sobre las acciones ilegales que se pueden cometer en Internet.

“La guía pretende prevenir y garantizar que los menores son conocedores de los riesgos que tienen en la Red como infractores y como víctimas”
, recalcó Canalda durante la presentación de la iniciativa. Así, el libro, que se repartirá en los colegios públicos de la región, tanto a los alumnos como a los profesores, plantea qué conductas son ilegales, qué consecuencias pueden tener y cómo se trata penalmente a los menores.

Desconocimiento de riesgos

“Nuestra misión es advertir a los menores y a los adultos, padres y educadores, que determinadas acciones no son tan inocuas como se cree aparentemente”, reseñó Canalda.

Por su parte, el coordinador de la iniciativa Pantallas Amigas, Jorge Flores, subrayó que a menudo “los menores son editores de contenidos en Internet”, realizando de manera habitual “un uso indebido” del mismo. “No tienen ningún referente sobre lo que pueden hacer porque no se les ha advertido de antemano”, incidió.

Incremento de delitos

El Defensor del Menor expresó su preocupación por el aumento de los menores implicados en la distribución de pornografía infantil. Además, reseñó que se está luchando para que se tipifique la apología de la anorexia y la bulimia ante el incremento de webs que alientan estos trastornos alimenticios.

Fuente: MadridDiario.es

Anuncios