Un número cada vez mayor de expertos coinciden en que para conseguir una verdadera seguridad en Internet, es necesario también una educación global que inculque un hábito saludable de conducta y navegación. Un adecuado patrón de comportamiento puede evitar o prevenir casos de Ciberbullying o grooming.

No es menos importante para los padres mantenerse al día en tecnología y aprender de los propios hijos. Una vez que los niños crecen, superarán los conocimientos tecnológicos de sus padres, por lo que conviene aprender de sus propias experiencias para poder ayudarles.

El hogar no es el único sitio donde los menores pueden conectarse a la red. Colegios, bibliotecas públicas o las casas de los amigos son algunos de los lugares donde también pueden encontrarse ordenadores. Es importante, por tanto, que los padres hablen con sus profesores y padres de amigos y comentarles estas buenas prácticas.

Fuente: noticiascadadia.com

Anuncios