Creado por la Fiscalía General del Estado, el Servicio de Criminalidad Informática da sus primeros pasos con campañas informativas en los colegios.

Jacobo Fernández-Llebrez, fiscal que coordina en Málaga el Servicio de Criminalidad Informática, destaca lo importante que es acercar a los padres las herramientas que impidan que sus hijos queden en manos de algunos desaprensivos.

Muchos menores desconocen que chantajear a través del e-mail, leer sin permiso los mensajes ajenos, ridiculizar a otros utilizando mentiras a través de una ´web´ o utilizar la identidad de otra persona en el ´messenger´ son delitos graves.

A esto hay que unir el grooming, o acoso sexual a los pequeños a través de la Red, el uso y abuso de pornografía infantil y las ya conocidas estafas cibernéticas como ´phising´ -hacerte con el número privado de una tarjeta de crédito a través de los mensajes electrónicos- o el ´pharming´ -simular la página de un banco para que un usuario opere a través de ella.

Entre otros consejos a los padres, Jacobo Fernández-Llebrez indice en varios puntos de interés: ”Deben hablar con sus hijos, saber cómo se mueven y en qué páginas se meten sin prohibirles nada, porque si no después lo van a hacer en un cibercafé o en casa de un amigo”.

Las fuerzas de seguridad realizaron el pasado año 294 operaciones relacionadas con la criminalidad informática y detuvieron a 124 personas. Sólo 27 de estos casos estuvieron relacionados con la pornografía infantil, pero las amenazas (13), el robo de cuentas de correos (12) y las injurias y las calumnias (25) también alcanzaron un nivel importante.

Fuente: laopiniondemalaga.es

Anuncios